Crisis y Medicina China

Crisis económica y Medicina China
El Biorritmo Global. A modo de preámbulo
por Gabriel Gutiérrez
gabriel@pangea.org

Hace ya tiempo que voy viendo cómo el sistema de 5 elementos en el que se basa la Medicina Tradicional China (MTC) se adapta estupendamente a la hora de analizar las dinámicas propias de entornos sociales y organizativos. Su filosofía conlleva una percepción sistémica en la que la naturaleza y los seres vivos -y los humanos no somos excepción-, evolucionamos, formulamos y expresamos nuestras emociones y motivos siguiendo el ritmo natural pautado por las estaciones. Se entiende así que la vida está regulada por un gran calendario o mandala orgánico. La estructura de este mandala nos la encontramos en lo mayor –en la naturaleza viva en su conjunto- y en lo menor –en empresas y organizaciones; en nuestro cuerpo y nuestra vida; en la sociedad; etc-. De este modo, la evolución de los asuntos humanos, enmarcados en el paisaje mayor del que forman parte, sigue el ritmo de las estaciones. No evoluciona igual una decisión o un proyecto en primavera que en otoño; no evoluciona igual una relación iniciada en verano que en invierno. Somos sensibles a los momentos, a las estaciones, al día y a la noche. Personas y organizaciones evolucionamos dentro de ese paisaje mayor llamado sociedad, el cual, por otro lado, es afectado por un marco todavía mayor que nos engloba a todos y a todas las cosas: desde cómo crece una planta a cómo evoluciona una empresa y las personas que en ella participan.

Según la MTC, el año se divide en 5 estaciones que se corresponden con los 5 sentidos y con los 5 sistemas de órganos. Son 5 momentos-fuerza que dan lugar a que en cada elemento del paisaje –países, comunidades, personas, empresas, proyectos- se reproduzca una determinada cualidad. Así, pues, cada estación reactiva un elemento, el correspondiente sistema de órganos, las emociones asociadas a cada uno de ellos, los asuntos que esas emociones estimulan y, en las empresas, los departamentos que ejercen funciones equivalentes a las de los órganos en el cuerpo. Si ese órgano, función, asunto o departamento padeciesen de alguna disfunción, ésta se haría más evidente durante la estación que lo reactiva. Así, pues, el Todo formado por personas, empresas, organizaciones y culturas se ve afectado por un gran biorritmo, el cual, a escala, también es perceptible en cada una de las piezas de ese Todo.

A modo de adelanto, y procurando no extenderme demasiado, diré que, según el sistema en el que se ampara la MTC, el año está formado por 5 estaciones que tienen una duración de unos dos meses y medio cada una. Así, pues, la primavera (elemento Madera), que abarca el periodo comprendido entre mediados de marzo y final de mayo, reactiva el sistema hígado-vesícula; el verano (elemento Fuego), que abarca desde final de mayo hasta mitad de agosto, el sistema corazón-intestino delgado; la llamada quinta estación (elemento Tierra) -entre mediados de agosto y finales de octubre- se relaciona con el sistema bazo-páncreas-estómago; el otoño (elemento Metal) –entre finales de octubre y principios de enero-, reactiva el sistema pulmón-intestino grueso; y, finalmente, el invierno (elemento Agua)–desde enero hasta mediado marzo, el sistema renal. Como el cuerpo humano funciona como una empresa -puesto que busca prosperar, economizar, restablecer, completar y equilibrar-, se podría también decir que una organización –la propia vida personal, la familia, una empresa o la sociedad misma- también lo hace siguiendo ritmos y pautas orgánicas que están activas en la naturaleza. La fisiología de las funciones respectivas que ejecutan los órganos en el cuerpo humano y departamentos análogos en las empresas guardan una similitud sorprendente, a la vez que su evolución sigue las pautas de ese gran biorritmo global que es el ciclo anual tal y como lo entiende la MTC.

Siguiendo el hilo de lo dicho hasta ahora, y haciendo uso de equivalencias, similitudes y metáforas, que es de lo que trata este libro, podríamos convenir que el sistema hepático se correspondería con la función formativa que podemos localizar en contextos sociales. En el hígado organizativo estarían representadas actividades y profesiones relacionadas con la formación, las escuelas, las universidades, la innovación, la creatividad, el coaching, la psicología, la pedagogía, etc. En nuestra vida personal, el elemento Madera está representado por la capacidad para soñar, inventar, crear, progresar y emprender.
El sistema cardíaco se relaciona con las juntas directivas y con la dirección de cada departamento en las empresas y, en general, con el liderazgo, las decisiones, el coraje, el honor, principios, valores, autoestima y cohesión organizativa. En el ámbito personal, la cualidad del elemento Fuego se percibe en la consistencia de nuestras decisiones y en la capacidad para generar credibilidad y confianza ante los demás y ante nosotros mismos.
El sistema bazo-páncreas-estómago, con la productividad, logística, administración, contabilidad, transporte, provisiones, compras y ventas, economía y sistema financiero en general. En el plano individual, el elemento Tierra se percibe en nuestro sentido práctico y productivo, en cómo gestionamos nuestra economía y nuestra salud.
El sistema pulmonar, con el marketing, publicidad, argumentos; con la imagen con que se nos ve, con las relaciones externas, con nuestro lugar en el mercado y en la mente de las personas: con la imagen corporativa. En la esfera personal, el elemento Metal tutela nuestra sociabilidad y nuestra capacidad para compartir intereses y ampliar vínculos.
El sistema renal –regulador del sistema óseo y cuyo meridiano incluye el oído- guarda relación con la historia, el pasado, las estructuras que permanecen; con la experiencia acumulada, con la cultura de la empresa y, también, con las relaciones internas en el seno de la organización (o de la familia), auditorías, selección de personal, transmisiones y herencias. En el ámbito individual, el elemento Agua guarda relación con lo que hemos tomado de nuestros padres en cuanto a valores y rasgos de nuestra personalidad y, también, con la profundidad de nuestros pensamientos y emociones.

Pero lo interesante viene ahora. Resulta que los dos episodios más recientes relacionados con lo que se está conviniendo en llamar “crisis económica” han tenido lugar durante la quinta estación, la que reactiva el bazo-páncreas colectivo: el sistema financiero global. A partir de mitad de agosto y hasta finales de octubre transitaremos otra vez por ella. Prestemos atención a lo que pueda suceder. Si durante el tiempo que ha mediado desde el año pasado a éste, se han aplicado las rectificaciones acertadas podría ser que no ocurriera nada. Sería una buena señal que así fuese. Sin embargo, si la terapia aplicada es infructuosa, volveremos a tener otro episodio similar al tenido en las últimas quintas estaciones.

Y ahora, aprovechando que han llegado hasta aquí, les notifico que tengo listo (a falta de algunas modificaciones que estoy ultimando) un libro sobre el tema que he expuesto en este artículo, suponiendo que encuentre un editor valiente y con la parabólica mental lo suficientemente abierta. Por cierto, ¿no sabrán de un editor que quiera apostar por un libro así? Javier Fernández Aguado ha tenido a bien escribir el prólogo.

Y, también, aprovechando tu receptividad, me gustaría que me ayudaras a escoger título y subtítulo para el mencionado libro. Dime qué combinación te gusta más de esta lista:

1 “La Empresa y los 5 elementos. Personas y organizaciones: una red inalámbrica natural”
2 “La Empresa y los 5 elementos. Personas y organizaciones: una conexión natural”
3 “La Empresa y los 5 elementos. Personas, organizaciones: una sincronización natural”
4 “La Empresa y los 5 elementos. Soluciones inspiradas en la Medicina China útiles para personas y organizaciones”
5 “La Empresa y los 5 elementos. Una red inalámbrica natural que pone en danza a personas y organizaciones”
6 “La Empresa y los 5 elementos. Una red inalámbrica natural formada por personas y organizaciones”
7 “La Empresa y los 5 elementos. Personas y organizaciones naturalmente conectadas”
8 “La Empresa y los 5 elementos. Personas y organizaciones naturalmente sincronizadas”
9 “El Mandala Orgánico. La Empresa y los 5 elementos”
10 “Los 5 elementos en la Sociedad. Empresas y personas: una red inalámbrica natural”
11 “La Sociedad y los 5 elementos. Sincronicidad y vibración”
12 “La Empresa y los 5 elementos. Un Mandala Orgánico Natural”
13 “La Empresa y los órganos”
14 “La Empresa y los 5 órganos”
15 “La Empresa y sus órganos”
16 “La Empresa como Mandala. Los 5 Órganos”
17 “El Tao de la Empresa. Medicina China y Management”
18 “Taonomía. Medicina China y Management”
19 “El Tao de los 5 órganos. Medicina China, Coaching y Management”
20 “Empresas que Sanan. Medicina China, Coaching y Management”
21 “El Tao de la Empresa y el Mandala Orgánico. Medicina China y Management”
22 “El Tao de la Empresa. El Mandala de los 5 Órganos”
23 “El Tao de la Empresa y los 5 órganos. Medicina China y Management”

También, si desean participar, hay programado un Seminario con todos estos hallazgos. Aquí pueden visualizar el cartel de El Mandala Orgánico

Para más información:
http://substracte.wordpress.com/

13 respostes a Crisis y Medicina China

  1. Nordin escrigué:

    Hola, Yo la verdad no conozco ningún editor, este libro por lo que comentas nos ayudaría a todo el mundo a enfocar las cosas de otra manera, resérvame un ejemplar por favor, gracias por todo

  2. Olga Viu escrigué:

    Hola yo soy acuputora y me ha parecido muy interesante el comentario sobre los cinco elementos y su relaciòn con la situaciòn actual. No se quien sois y lo que haceis pero si quieres mandarme tus datos estaremos en contacto. Olga

    • Gabriel Gutiérrez escrigué:

      Hola, Olga. Me alegro de tu interés. Sólo soy un curioso indomable a quien le encanta la metáfora y el traslaticio. A eso lo llaman transversalización y yo soy un transversalizador de los grandes.
      Mucho gusto en saludarte.
      Gabriel

  3. Anna escrigué:

    Hola Gabriel,
    Me parece muy interesante tu articulo. Realmente espero que le llegue a algun editor y reconozca esta oportunidad de hacer llegar al publico,como enfoque expansivo de las relaciones y correspondencias entre el macrocosmos y el microcosmos, este nuevo lenguaje para todos. Gracias. Un saludo

    • Gabriel Gutiérrez escrigué:

      Hágase tu voluntad, Anna, así en la tierra como en el cielo (de las editoriales)….🙂
      Muchas gracias
      Gabriel

    • Gabriel Gutiérrez escrigué:

      Agradezco muy mucho tu apoyo. Ojalá venga el editor que capte y comprenda el asunto. De momento voy viendo que los lectores encajan muy bien el planteamiento del libro. Espero que pronto también los editores. Y, puestos a pedir, que sea una editorial que cuide su difusión.
      Petonets
      Gabriel

  4. Maite escrigué:

    Me parece muy interesante como enfocas esta visión. Tampoco conozco editores, ojalá tengas suerte!

    En cánto al título, como ex-publicitaria, me inclino totalmente por el 9. Los mandalas están de moda, da la información necesaria para llamar la atención sobre el tema, es sobrio, llamativo y claro.

    Un abrazo

    • Gabriel Gutiérrez escrigué:

      Muchas gracias, Maite. De todos modos, si sabes de alguien que tenga conexión con alguna editorial puedes enviar el enlace directamente. Me harás un favor estupendísimo.
      Muchas gracias
      Gabriel

  5. iñaki escrigué:

    yo apostaría por el título dos. la palabra “conexión” es más amplia, permitirá que más gente se acerque.

    y te propongo, como idea alternativa al editor, dirigirte directamente a empresas y organizaciones. un jefe de equipo suele tener la mente más abierta que un editor, y estará más atento al contenido, pues no tiene que pensar en la rentabilidad de una publicación (no sé si me he explicado muy bien, la verdad)

  6. Josi Almirall escrigué:

    Hola Gabriel

    Aposto pel número 14..la empresa y los 5 organos
    Tinguem al corrent de noves troballes…
    Espero que ens tornem a veure aviat
    Una abraçada
    Josi

  7. Nazaret Luna escrigué:

    Enhorabuena!
    esta información bendita. Tendrás suerte.
    Me gusta el primer título. Lo de la “red inalámbrica” me parece muy influyente a nivel de marketing, que puede llegarle a personas que no estén dentro del tema de la medicina china, y no conozcan nada de este campo.

    A nivel personal me ha alegrado mucho leer que el sistema renal está relacionado con los huesos y el oído. Justo he encontrado este enlace buscando la relación de sistema oseo con la MTC. Últimamente me crujen los huesos mucho en cualquier movimiento y además tengo los oídos muy sensibles, los sonidos extridentes me molestan mucho y tengo la sensación de tener tapones o algo de sordera… Me gustaría ponerme en contacto contigo y si sabes de ésto me indicases. Por si puedes contactarme, te dejo mi e-mail.

    Gran placer leerte.
    Un abrazo,
    Nazaret

    • Hola
      pues si, el sistema renal tiene que ver con los oídos, según la MTC.
      Pero yo no soy médico. Tan sólo soy un escritor que hace metáforas de lo poco que sabe.
      Agradezco tus palabras.
      Espero que te pongas bien.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: